caracol

Bogarra y Paterna en Albacete

Debía una crónica de mi última salida a patear el campo. Aprovechando que Sin Remite venía a Albacete quise mostrarle que aquí también hay verde. Así que nos fuimos a Bogarra a hacer una tranquila ruta bordeando el río. La ruta sale por la parte baja del pueblo, no por la alta como nosotras creíamos. Así que nos pateamos primero el pueblo. Que quien nos diga que es pequeño Bogarra es que no se lo ha recorrido nunca.

La ruta que hicimos forma parte de otra mayor que une los pueblos de Bogarra y Paterna. Pero nosotras pretendíamos llegar solo hasta la cascada del batán. Pero la lluvias de este año hacen que el río pase con más agua de lo normal y a mitad de la ruta es necesario cruzar el río para poder seguir. Esta vez no pudo ser porque era imposible saltar, no había apoyo y el río era profundo como para meterse dentro.

Así que tocó volver a por el coche  para ir a ver la cascada. Se puede llegar muy fácil por el camino que lleva al merendero del batán que sale detrás del cementerio. Una vez allí te transportas a otro mundo, al del agua y las piedras. En escasos minutos estás entre cascadas y más cascadas, y unas pequeñas charcas, donde apetecía mucho bañarse. Aprovechamos para comer allí rodeadas del ruido del agua… No hay nada más relajante. Se hizo duro pensar que había que volver a la ciudad.

Así transcurrió un bonito día de campo, rodeadas de mariposas kamikaces, rosales que crecen en sitios muy inóspitos, libélulas que hasta que no les hacen una foto no se apartan del camino, caracoles gigantes y lagartijas al sol.

Fotos: por supuesto son de Sin remite

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Reader Interactions

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: