finisterre

Vino del fin – Finisterre

Alojamiento y transporte

Para llegar a Finisterre, cogí un bus de Santiago a allí, hay un horario amplio y puedes pillar el billete en la taquilla antes de montar, unos 14 € el billete de ida.

Finisterre se presentó nublada y con lluvia intermitente, quitando las ganas de subir al faro. Así que aproveché para ducha tranquila, lavar ropa y organizar las cosas. Me alojé en el Albergue Finistellae, muy limpio, cocina completa, y barato (10 € noche). Lo único malo es que solo hay 3 baños completos y un aseo, para los 20 más o menos que pueden estar. Y que para reservar hay que pagar por adelantado toda la estancia.

Qué hacer en Finisterre

Pedí un plano en la recepción y me dieron la información turística completa. Paseando llegué al museo pesquero donde te dan una visita guiada con toda la info de la pesca y del lugar. ¿Por qué es la costa da Morte? Pues por los naufragios, no por los perceberios, se trata de una costa muy rocosa. Después descubrí un bar muy curioso con souvenirs de decoración y música de Sabina y dueños muy majetes, en la calle del albergue municipal, se llama La Galera.

Al día siguiente al fin día para montear. Ruta por el Monte de San Guillermo, pasando 1 por los restos arqueológicos y luego por el punto donde puedes ver las dos costas, los dos mares. Para concluir, al fin el Faro de Finisterre. No se puede subir al faro, pero en la parte de abajo suele haber exposiciones. Al llegar hay muchos puestos de regalitos y unos aseos públicos.

Los martes es el mercadillo y el mercado de abastos está abierto hasta las 13h más o menos.

Por la tarde a las 5 había subasta en la lonja, es curioso, hay que pagar 1 €, te explican como funciona y lo puedes ver desde un pasaje superior para no interrumpir. Después aunque no hacía día de playa, había al menos que ver el atlántico de cerca. En Finisterre hay dos playas, Langostera que da a la ría, donde puedes bañarte y coger conchas. Y la playa de Fora que da al atlántico y al se mar abierto no está permitido el baño. Desde la playa de Fora también se puede ver un bonito atardecer, pero el típico es en el cabo. El atardecer en el cabo fue precioso, lo que no sé es porque todos guiris llevaban una botella de vino (que algunos mezclaban con agua).

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Reader Interactions

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: